Play Video

5 MINUTOS CON… El desarrollo sostenible

Para muchos no existe eso que llamamos desarrollo sostenible. Como “un silencio atronador” o “una calma tensa”...
20 de octubre de 2022
Lectura: 3 minutos
Play Video

Para muchos no existe eso que llamamos desarrollo sostenible. Como “un silencio atronador” o “una calma tensa”, desarrollo sostenible puede considerarse un oxímoron al contener dos términos de significado opuesto. Esta dualidad del concepto refleja de hecho la coyuntura en la que se encuentra actualmente la sociedad, atrapada en el laberinto que ella misma ha generado consumiendo recursos sin dar opciones a su regeneración, contaminando ecosistemas y cambiando el clima, mientras la sociedad se hace más injusta.

El modo de desarrollo socioeconómico que ha seguido la humanidad durante el siglo XX y lo que llevamos del XXI ha traído numerosos progresos tecnológicos y aspectos muy positivos que van desde el incremento de la alfabetización a los avances en las ciencias médicas que han reducido a la mitad las muertes infantiles y alargado en más de 5 años la esperanza de vida al nacer. Pero ese desarrollo también ha traído consigo una consolidación de las desigualdades entre las personas y una intensa degradación ambiental. Para corregir estos efectos no deseados del desarrollo se aprobó en 2015 la Agenda 2030 que incluye los llamados “objetivos de desarrollo sostenible”, los ODS. Los 193 países que componen las Naciones Unidas los aprobaron por consenso tras una intensa negociación que incluyó a la sociedad civil y a diversas partes interesadas, lo cual permitió recoger una amplia gama de perspectivas. La agenda entró en vigor el 1 de enero de 2016 y estableció una década y media para cambiar de rumbo en lo social, en lo ambiental y en lo económico.

… ese desarrollo también ha traído consigo una consolidación de las desigualdades entre las personas y una intensa degradación ambiental…

Son 17 objetivos y 169 metas que giran en torno a cinco dimensiones críticas: las personas, la prosperidad, el planeta, la colaboración y la paz. Abordan ámbitos como el cambio climático, la desigualdad económica, la innovación, el consumo sostenible y la justicia. Aunque los ODS no son jurídicamente vinculantes, se espera que los gobiernos los adopten y establezcan marcos jurídicos y administrativos para la consecución de los 17 objetivos. Las Naciones Unidas en su programa UNDP es el principal órgano responsable de la coordinación entre países.
Dentro de las Naciones Unidas, la UNESCO considera que la educación juega un papel esencial en la formación de ciudadanos. Por ello los ODS identifican prácticas y políticas que promuevan actitudes y comportamientos ambientalmente sostenibles en las diferentes instituciones educativas.

Se espera que los gobiernos establezcan marcos jurídicos y administrativos para la consecución de los 17 objetivos de desarrollo sostenible.

Gracias a los ODS se ha avanzado en ámbitos como la mejora de la salud materno-infantil, la ampliación del acceso a la electricidad y el aumento de la representación femenina en el gobierno. Sin embargo, estos avances se han visto contrarrestados por la creciente inseguridad alimentaria, el deterioro del entorno natural y las persistentes y omnipresentes desigualdades. Algo que la pandemia COVID-19 no ha hecho mas que empeorar porque los principales afectados han sido los más pobres y vulnerables del mundo.

Lejos de alcanzarse, los ODS resultan esquivos y necesitan revisión.

Cuando se aprobaron los ODS nadie veía venir la covid-19 ni todas sus implicaciones. El cambio climático y la crisis de biodiversidad estaban en mejores situaciones que ahora. En aquel entonces estaba la urgencia de atender a 204 millones de desempleados y 738 millones de personas extremadamente pobres distribuidos en 101 países. Ahora, las cifras de pobres y desempleados se han duplicado. Lejos de alcanzarse, los ODS resultan esquivos y necesitan revisión.
Vemos que el oxímoron de los ODSs está más vivo que nunca porque seguimos planteando el desarrollo en términos esencialmente económicos y seguimos apoyando, tácitamente, una dimensión ambiental y social insostenible. Pero necesitamos los ODS ya que son la mejor hoja de ruta que tiene la humanidad en estos momentos para sortear los grandes desafíos a los que se enfrenta.

Fernando Valladares
valladares.info
Doctor en biología, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y profesor asociado en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Director del proyecto "La Salud de la Humanidad"

La recivilización

"Desafíos, zancadillas y motivaciones para arreglar el mundo"
El primer libro de uno de los ecólogos con mayor prestigio y visión de futuro:
Fernando Valladares

No te pierdas nada

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2012 – 2024 Fernando Valladares - Todos los derechos reservados
film-playusersmap-markerscreenearthvolume-highmicclockmagnifiercrosschevron-left-circlechevron-right-circle linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram