¿De qué morimos?

Cada año mueren unos 56 millones de personas, una tercera parte de los bebes que nacen. Por eso nuestra población crece, aunque ya no...
   
24 de febrero de 2023
Lectura: 11 minutos

Entendiendo de qué morimos podremos vivir más y mejor

Cada año mueren unos 56 millones de personas, una tercera parte de los bebes que nacen. Por eso nuestra población crece, aunque ya no lo hace tan deprisa como hace unos años. Muchas de esas muertes son prematuras o evitables y nos hablan de malas condiciones de vida para millones de personas, incluso para muchos de los que viven en países ricos y desarrollados.
¿Cuál es la causa de estas muertes? ¿Cómo han cambiado las causas de muerte a lo largo del tiempo y cómo difieren entre los distintos países y regiones del mundo? ¿Cuáles son los factores de riesgo que conducen a una muerte prematura o evitable?
Contestar a estas preguntas no solo evitará muertes sino que mejorará la calidad de vida de los que no mueran.
¿De qué morimos?

«Entendiendo de qué morimos podremos vivir más y mejor». Edición e IA prompting: Marc Almeida

 

 

Causas globales de muerte

El total de las enfermedades no transmisibles (ENT) fueron responsables de más de 41 millones de muertes (más del 73% en 2017).
La principal causa de muerte en el mundo fueron las enfermedades cardiovasculares, con un tercio de todas las muertes globales -hipertensión , cardiopatía coronaria (infarto de miocardio); enfermedad cerebrovascular (ictus), insuficiencia cardiaca, y otras. Los cánceres, en conjunto, ocuparon el segundo lugar, con alrededor del 17%, es decir, una de cada seis muertes en todo el mundo.
Existe un importante número de muertes prematuras o evitables, que se dan sobre todo en países pobres: 1,8 millones de recién nacidos debido a complicaciones en el parto; las enfermedades diarreicas -1,6 millones de personas; el paludismo (700.000 muertes). Los accidentes de tráfico figuran entre las principales causas globales de muerte, con 1,2 millones de víctimas.
¿De qué morimos?

«Causas globales de muerte». Edición e IA prompting: Marc Almeida
¿De qué morimos?

 

 

Estadísticamente, tú eres tu peor enemigo

El número de muertes por suicidio es superior al número de muertes por todas las formas de violencia a nivel mundial, incluyendo homicidios, terrorismo, conflictos y ejecuciones. De hecho, el número de muertes por suicidio es más del doble que el de homicidios a nivel mundial. Como señala Yuval Noah Harari: "Estadísticamente tú eres tu peor enemigo. Al menos, de todas las personas del mundo, tienes más probabilidades de que te mates tu a ti mismo".
Por si fuera poco el suicidio, uno mismo suele estar implicado en otro tipo de muerte auto-infligida: el de las muertes asociadas al estilo de vida. Ese estilo de vida que puede generar diabetes, hipertensión o sobrepeso, es algo que suele poderlo elegir cada uno. Las enfermedades por estilo de vida son la principal causa de muerte en los países ricos o más desarrollados.
¿De qué morimos?

«Estadísticamente, tú eres tu peor enemigo». Edición e IA prompting: Marc Almeida

 

 

El azúcar es mucho más peligroso que las guerras y la violencia armada

En términos de salud y mortalidad, lo que el VIH/SIDA fue para los últimos 20 años del siglo XX, la diabetes lo está siendo en los primeros 20 años de este siglo. Pero nos quedamos cortos. En 2001, se estimó que en 2025 habría más de 350 millones de personas en el mundo con diabetes de tipo dos. Esta cifra se superó en 2011. Ahora hay más de 415 millones de personas con diabetes en el mundo, y es probable que se superen las estimaciones actuales de más de 642 millones para 2040. En la actualidad, casi uno de cada 11 habitantes del planeta padece diabetes. El mayor aumento se producirá en los países en desarrollo, donde se prevé que la diabetes se duplique en los próximos 15 años. Padecer diabetes no solo compromete la calidad de vida sino que confiere un riesgo muy grande de cardiopatía coronaria y accidente cerebrovascular.
La diabetes está vinculada a otros factores de riesgo de cardiopatías y muerte, como la hipertensión, el colesterol alto y la obesidad. Casi el 80% de las personas que mueren de diabetes en los países en desarrollo son menores de 60 años, justo cuando estas personas deberían estar en sus años económicamente más productivos. Aparte del trauma personal y emocional causado por la muerte prematura, el efecto potencial sobre la economía es inconmensurable. La diabetes sigue siendo la causa más común de ceguera en el mundo occidental, la principal causa de insuficiencia renal, diálisis y trasplante, y el factor más común de amputaciones de miembros inferiores.
¿De qué morimos?

«El azúcar es mucho más peligroso que las guerras y la violencia armada». Edición e IA prompting: Marc Almeida

 

 

De qué se muere en Estados Unidos

En comparación con los datos mundiales, una mayor proporción de muertes en EE.UU. está causada por enfermedades no transmisibles (ENT) -casi el 90% de la mortalidad- y una incidencia mucho menor de muertes evitables, algo típico de los países de renta alta.
La mayoría de las muertes en estos países están relacionadas con las denominadas "enfermedades del estilo de vida“(tabaquismo, obesidad, glucemia, ingesta alimentaria y consumo de alcohol), varias ENT, como enfermedades renales, hepáticas y digestivas, y las de edades avanzadas (como el Alzheimer y otras demencias). Este desplazamiento de las causas de muerte hacia las ENT representa la llamada Transición Epidemiológica. En Estados Unidos, los suicidios ocupan un lugar destacado en la lista de causas de mortalidad
¿De qué morimos?

«De qué se muere en Estados Unidos». Edición e IA prompting: Marc Almeida
¿De qué morimos?

 

 

España o Alemania, países ricos que apenas sufren enfermedades infecciosas

España o Alemania, representantes de países con un alto nivel de vida, tienen como principales causas de muerte las enfermedades no transmisibles (ENT), la demencia y las enfermedades relacionadas con el hígado, los riñones o el aparato digestivo. Dos tercios de todas las muertes son causadas por enfermedades cardiovasculares y cáncer. Una distinción interesante entre estos países europeos y Estados Unidos es el recuento relativo de muertes en carretera.
Las muertes relacionadas con la carretera en Alemania son mucho menores que en Estados Unidos (0,5% frente al 1,6% de las muertes); de hecho, en Alemania mueren más personas por alcoholismo y casi tantas por enfermedades diarreicas que por accidentes de tráfico. Las muertes por homicidio son también muy bajas, mucho más bajas que en Estados Unidos (0,07 frente a 0,7% en EE.UU.). Esto crea una disparidad aún mayor entre las muertes por suicidio y las muertes violentas: alrededor de 18 veces más personas murieron por suicidio en 2017 que por violencia.
¿De qué morimos?

«España o Alemania, países ricos que apenas sufren enfermedades infecciosas». Edición e IA prompting: Marc Almeida
¿De qué morimos?

 

 

Brasil, en pleno desarrollo sufre la lacra de los homicidios

Brasil ofrece un gran contraste con las bajas tasas de homicidio que vemos en Alemania: en este país el homicio ocupa el séptimo lugar entre las principales causas de muerte, cobrándose alrededor de 64.000 vidas (el 4,7% de todas las muertes) en 2016. Como en gran parte de América Latina, el número de homicidios supera ampliamente al de muertes por suicidio. En Brasil, más de cuatro veces más personas murieron por violencia que por suicidio. Brasil, que ha experimentado un impresionante crecimiento económico en las últimas décadas, ocupa ahora una posición intermedia en cuanto a la distribución de las causas de mortalidad.
Al igual que Estados Unidos y Alemania, las principales causas de muerte en Brasil son las enfermedades no transmisibles (ENT) y la demencia. Las causas de muerte que podríamos denominar "evitables en gran medida", como las enfermedades diarreicas y las complicaciones neonatales, se sitúan en el rango medio de causas; no son dominantes, pero siguen siendo significativas. Cabe esperar que, con el desarrollo continuo, su importancia siga disminuyendo.
¿De qué morimos?

«Brasil, en pleno desarrollo sufre la lacra de los homicidios». Edición e IA prompting: Marc Almeida
¿De qué morimos?

 

 

En Sudáfrica y los países vecinos el SIDA es la principal causa de muerte

Sudáfrica es uno de los pocos países donde las enfermedades cardiovasculares no son la principal causa de muerte. Desde finales de la década de 1990, el VIH/sida ha sido la principal causa de muerte en Sudáfrica, alcanzando un máximo de más de 320.000 muertes al año entre 2006 y 2008. Desde entonces, las muertes relacionadas con el VIH se han reducido en más de la mitad, pero la enfermedad sigue siendo la principal causa de muerte en el país en 2017, con 135.000 fallecimientos (cerca de un tercio de las muertes). Esta cifra casi duplica el número de muertes por enfermedades cardiovasculares. Sudáfrica no está sola. El VIH/sida sigue siendo la principal causa de muerte en varios de sus vecinos, como Namibia, Zambia, Zimbabue, Botsuana, Mozambique y Malaui
¿De qué morimos?

«En Sudáfrica y los países vecinos el SIDA es la principal causa de muerte». Edición e IA prompting: Marc Almeida
¿De qué morimos?

 

 

Una gran mortalidad en Iraq y los países de Oriente Medio se debe al terrorismo

En nuestra visión global de las causas de muerte, las muertes relacionadas con el terrorismo tienden a ocupar un lugar muy bajo. Esto no es así en todas partes. Mientras que las muertes relacionadas con el terrorismo se han mantenido relativamente bajas en Occidente, han aumentado en Oriente Medio, el norte de África y, en menor medida, en el sur de Asia. En varios países de Oriente Medio, en particular, las muertes relacionadas con conflictos y terrorismo pueden ocupar un lugar destacado en la lista de causas principales. En Irak el conflicto y el terrorismo ocupan el 4º y 5º lugar respectivamente, con más del 11% de las muertes combinadas.
¿De qué morimos?

«Una gran mortalidad en Iraq y los países de Oriente Medio se debe al terrorismo». Edición e IA prompting: Marc Almeida
¿De qué morimos?

 

 

Las enfermedades infecciosas pierden terreno como causa de muerte en el mundo

A nivel mundial la mayoría de las muertes están causadas por enfermedades no transmisibles (ENT, más del 73% del total). A medida que el mundo avanza en la lucha contra las enfermedades infecciosas, y a medida que la población envejece, las ENT son cada vez más predominantes como causa de muerte. Es lo que se conoce como la Transición Epidemiologica. Sin embargo, la creciente resistencia a los antibióticos de cada vez más bacterias peligrosas está poniendo en riesgo nuestra capacidad de controlar algunas enfermedades infecciosas.
¿De qué morimos?

«Las enfermedades infecciosas pierden terreno como causa de muerte en el mundo». Edición e IA prompting: Marc Almeida
¿De qué morimos?

 

 

Cada vez muere menos gente a una edad temprana

La edad a la que muere la gente ha cambiado significativamente desde 1990. Cada vez muere menos gente a una edad temprana. En 1990, casi una cuarta parte de todas las muertes se produjeron en niños menores de 5 años. En 2019, este porcentaje se había reducido a algo menos del 9%. La proporción de muertes con más de 70 años ha aumentado de un tercio a la mitad de todas las muertes en 2019. En los países con buena salud, el porcentaje de muertes a una edad temprana es muy bajo. En Japón, más del 85% de las muertes ocurren con 70 años o más.
¿De qué morimos?

«Cada vez muere menos gente a una edad temprana». Edición e IA prompting: Marc Almeida
¿De qué morimos?

 

 

Hay que distinguir entre causas de muerte y factores de riesgo

En epidemiología, cada muerte tiene una causa específica. O al menos una causa que inició la serie de acontecimientos que condujeron a la muerte. Esto es diferente de las muertes debidas a factores de riesgo. Los factores de riesgo se estiman a partir de la reducción del número de muertes que se conseguiría si se eliminaran (e.g. tabaquismo, contaminación) o si se llevaran a un nivel óptimo (e.g. índice de masa corporal, disponibilidad de agua potable). Los factores de riesgo se agrupan en cuatro categorías: riesgos conductuales, riesgos ambientales, riesgos laborales y riesgos metabólicos. Todas las estimaciones de factores de riesgo se elaboran de forma independiente. Esto significa que no podemos sumar todas las "muertes atribuidas" y concluir que ese es el número real de muertes. El número de muertes por factor de riesgo supera en muchos casos al de las atribuidas por causa de muerte.
¿De qué morimos?

«Hay que distinguir entre causas de muerte y factores de riesgo». Edición e IA prompting: Marc Almeida

 

 

El estilo de vida y el estado del medio ambiente son los dos factores de riesgo de muerte más importantes

os factores de riesgo dominantes están relacionados con factores dietéticos y de estilo de vida activo (incluida la presión arterial, la actividad física, el índice de masa corporal, el azúcar en sangre y la ingesta alimentaria); los factores medioambientales, incluidos el agua potable y el saneamiento; la contaminación del aire (tanto exterior como interior); el tabaquismo; y las relaciones sexuales seguras (para la prevención del VIH/SIDA).
En la mayoría de los países de renta alta, los factores de riesgo dominantes son los relacionados con una dieta sana, el tabaquismo y el consumo de alcohol. Otros factores de riesgo como el agua potable, el saneamiento y la emaciación o el retraso del crecimiento infantil son muy bajos. En los países de renta baja ocurre lo contrario.
¿De qué morimos?

«El estilo de vida y el estado del medio ambiente son los dos factores de riesgo de muerte más importantes». Edición e IA prompting: Marc Almeida
¿De qué morimos?

 

 

Muertes prematuras: la covid-19 nos ha arrebatado millones de años de vida

La COVID-19 se ha llevado la vida de mas de 7 millones de personas. Una forma alternativa de explorar los impactos en nuestra salud de una enfermedad o un problema ambiental es el número de años de vida perdidos al morir antes de la fecha estadísticamente más probable. Para entender el impacto en la mortalidad de un problema sanitario de origen ambiental como la COVID-19, no basta con el recuento de fallecimientos, sino que hace falta comprender como de prematuras fueron esas muertes.
Las cifras son astronómicas: contabilizando las muertes por COVID-19 que tuvieron lugar hasta principios de 2021 en 81 países para los que hay datos fiables, se han perdido más de 20 millones de años con el millón doscientos mil muertos que hubo en esos países hasta esa fecha. Esto da una media de 16 años de vida perdidos por cada muerte y nos permite afinar más y comprender mejor los riesgos para nuestra salud de alterar el medio ambiente.
¿De qué morimos?

«Muertes prematuras: la covid-19 nos ha arrebatado millones de años de vida». Edición e IA prompting: Marc Almeida

 

 

Solo la contaminación atmosférica supone 9 millones de muertes cada año

Las cifras mas grandes de mortalidad global se deben a problemas ambientales. La contaminación atmosférica causa al menos 9 millones de muertes prematuras anuales, una cifra superior a los fallecidos en la pandemia de de la COVID-19 en tres años (unos 7 millones). Una de cada seis muertes en el mundo está relacionada con la contaminación, cifra que triplica los fallecidos por sida, malaria y tuberculosis, o que multiplica por 15 los fallecidos en guerras, asesinatos y otros hechos violentos
¿De qué morimos?

«Solo la contaminación atmosférica supone 9 millones de muertes cada año». Edición e IA prompting: Marc Almeida

 

 

Todos los conflictos armados juntos matan una centésima parte de lo que mata el cambio climático y la crisis ambiental

Nuestro cerebro y nuestras emociones han sido seleccionados para sentir el riesgo de la violencia y evitarlo. Nos impresionan las muertes en conflictos y guerras. Y gastamos un porcentaje elevadísimo de nuestros presupuestos globales para hacer frente a ello, entorno el 11% del PIB global. Sin embargo, las muertes anuales en todos los conflictos armados del mundo son cien veces menores que las muertes anuales debidas al cambio climático, las distintas formas de contaminación y la pérdida de biodiversidad. Las muertes directas de combatientes en conflictos armados son unas 125.000 al año en promedio para la última década. A esto debemos sumarles la muerte de unos 100.000 bebes y otros 150.000 civiles que se ven afectados directa o indirectamente por estos conflictos. En total unas 375.000 muertes anuales por conflic

Fernando Valladares
valladares.info
Doctor en biología, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y profesor asociado en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Director del proyecto "La Salud de la Humanidad"

La recivilización

"Desafíos, zancadillas y motivaciones para arreglar el mundo"
El primer libro de uno de los ecólogos con mayor prestigio y visión de futuro:
Fernando Valladares

No te pierdas nada

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2012 – 2024 Fernando Valladares - Todos los derechos reservados
film-playusersmap-markerscreenearthvolume-highmicclockmagnifiercrosschevron-left-circlechevron-right-circle linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram