PGlmcmFtZSBmcmFtZWJvcmRlcj0nMCcgYWxsb3dmdWxsc2NyZWVuPScnIHNjcm9sbGluZz0nbm8nIGhlaWdodD0nMjAwJyBzdHlsZT0nd2lkdGg6MTAwJTsnIHNyYz0naHR0cHM6Ly93d3cuaXZvb3guY29tL3BsYXllcl9lal8xMDE3MTc0MjhfNl8xLmh0bWw/YzE9OWNhZGE1JyBsb2FkaW5nPSdsYXp5Jz48L2lmcmFtZT4= Australia del Sur alberga una de las mayores minas de uranio del mundo para su exportación, pero no participa en otras fases del ciclo del combustible nuclear. En 2016, el Gobierno de Australia del Sur celebró una serie de actividades de participación pública sobre la posibilidad de almacenar residuos nucleares en el estado. Dos jurados de ciudadanos, denominados colectivamente "Jurado Ciudadano Nuclear", fueron la pieza central de un proceso de deliberación local que ofrecía oportunidades de aprendizaje, daba acceso a la información y hacía transparente la toma de decisiones. Sin embargo, el proceso no dio lugar a un consenso o a un consentimiento. Más bien, los miembros del jurado destacaron su preocupación por la representatividad democrática del proceso, el consentimiento aborigen y transgeneracional y las dimensiones nacionales no resueltas.

Residuos nucleares, no gracias. Un jurado popular en Australia resuelve y sorprende

 width=

Residuos nucleares, no gracias. Un jurado popular en Australia resuelve y sorprende Edición e IA prompting: Marc Almeida

El Jurado Ciudadano Nuclear subrayó la necesidad de que los procesos de deliberación tengan en cuenta las múltiples geografías del derecho, la representación y el consentimiento. El Gobierno del Estado está reflexionando sobre qué hacer con el informe del segundo jurado de ciudadanos que examinó si Australia Meridional debía seguir adelante con la creación de una instalación para aceptar los residuos nucleares de alta actividad del mundo. Dos tercios de los 350 miembros del jurado rechazaron la propuesta, bajo cualquier circunstancia. El informe muestra no sólo una falta de fe en el concepto esbozado en la comisión de la industria nuclear del estado, sino que, en el camino, las 50 páginas del informe del jurado ciudadano han supuesto una acusación a toda una generación de políticos de Australia del Sur. Parece claro que la mayoría de los aborígenes nunca estará de acuerdo con un vertedero de residuos de alto nivel, y el jurado aceptó esa propuesta.

La ley electoral cuestionada por una Asamblea Popular en Canadá

 width=

La ley electoral cuestionada por una Asamblea Popular en Canadá Edición e IA prompting: Marc Almeida

Una asamblea independiente y no partidista de 160 residentes del estado de British Columbia (Canadá) seleccionados al azar, fue constituida con el mandato de examinar el actual sistema electoral provincial y sugerir alternativas. Su informe final y sus recomendaciones se presentaron al público y la decisión final se sometió a referéndum. La esperanza de la Asamblea de Ciudadanos es que una recomendación hecha por los ciudadanos de a pie, en lugar de los políticos profesionales o las élites políticas, produciría un sistema electoral más justo y también sería aceptado como más legítimo por la ciudadanía. A pesar de sus posibles problemas, no cabe duda de que las deliberaciones de la Asamblea fueron ricas y serias. El debate público general sobre la propuesta del sistema electoral fue anémico en comparación. Aunque el gobierno proporcionó a los miembros de la Asamblea amplias oportunidades para convertirse en expertos en sistemas electorales, no hizo una inversión comparable para educar al público en general antes del referéndum. En su mayor parte, los políticos no se ocuparon de esta cuestión casi constitucional. A pesar de este silencio ensordecedor, la mayoría de los ciudadanos votó en contra del mismo sistema que eligió a su gobierno. Tras ese reproche popular, un observador externo comentó: "la verdadera deliberación acaba de comenzar".

La ciudadanía entiende y lucha por la salud planetaria en Londres

 width=

La ciudadanía entiende y lucha por la salud planetaria en Londres Edición e IA prompting: Marc Almeida

A menudo se considera que la salud es solo una cuestión de atención a los individuos y a las poblaciones para gestionar las enfermedades. Sin embargo, la contaminación atmosférica es un problema de salud de los entornos, tanto como de la salud de los cuerpos, y hay que examinar las infraestructuras de alto consumo energético y los entornos desarrollados que producen contaminantes atmosféricos y deterioran los ecosistemas. Mientras que muchas tecnologías de detección prometen convertir a los ciudadanos en actores políticos más capaces a través de la recopilación de datos, el estudio de Jennifer Gabrys (2020 Nature - Humanities and Social Sciences Communications 7) demuestra que en lugar de que las prácticas de detección ciudadana contribuyan a mejorar la calidad del aire a través de la circulación abstracta de datos, la participación ciudadana puede generar luchas más amplias y continuas para mejorar la salud de los entornos urbanos. La vigilancia ciudadana de la calidad del aire es una práctica habitual en muchos lugares del mundo. Al recopilar datos sobre la contaminación atmosférica, los ciudadanos ya están superando las normativas habituales de control de la calidad del aire. Esta vigilancia ciudadana puede no limitarse a recopilar datos, sino que puede implicar interacciones entre sensores, redes de vigilancia, focos de contaminación, obras de construcción, proyectos de urbanización, reuniones de planificación, asambleas, y propuestas a favor y en contra de iniciativas municipales. La evidencia medioambiental democratizada se enreda así con los intentos de democratizar las acciones medioambientales. Estas prácticas no sólo desafían los guiones oficiales de detección de la contaminación, sino que también rehacen las formas habituales de delimitar la salud, alejándose de los comportamientos individuales y acercándose a las acciones medioambientales colectivas. Las propuestas comunitarias de diseño y acción urbana se unen a las prácticas de detección ciudadana para generar estrategias de salud más holísticas en consonancia con el concepto de salud planetaria, abordando los sistemas terrestres totales y la injusticia ambiental.

Old Tidemill Wildlife Garden: la comunidad lucha por la infraestructura verde

 width=

Old Tidemill Wildlife Garden: la comunidad lucha por la infraestructura verde. Edición e IA prompting: Marc Almeida

Los residentes que viven en las proximidades del jardín Old Tidemill Wildlife Garden, junto con grupos comunitarios como Deptford Neighbourhood Action y Voice for Deptford, se enfrentaron al Consejo de Lewisham (Londres) para defender los beneficios de los espacios verdes para la comunidad, ya que el lugar estaba previsto para un nuevo desarrollo de viviendas. El proyecto de viviendas estaba en proceso de revisión en el momento en que comenzó el monitoreo de la calidad del aire por la ciudadanía. Los residentes locales y los grupos comunitarios se asociaron con un grupo de arquitectura y diseño urbano para proponer planes de desarrollo alternativos para el lugar que pudieran preservar el espacio verde y las viviendas sociales, reservando también espacio para nuevas viviendas. Se argumentó que el solar era una reserva local de biodiversidad (de ahí que se denominara jardín "silvestre"), y un refugio muy necesario dentro de una zona que tiene relativamente pocos espacios verdes. Como parte de estas actividades, los residentes y los grupos comunitarios organizaron talleres sobre la vida silvestre en el jardín, integraron las propuestas para el espacio verde en un plan de barrio, y emprendieron múltiples actividades de comunicación, desde eventos de recaudación de fondos en el jardín hasta la publicación de blogs y la comunicación de eventos a la prensa. Argumentando sobre la base del concepto de infraestructura verde, los ciudadanos lograron mantener estándares medioambientales y de salud más altos que los planteado en el proyecto urbanístico inicial.

El Mar Menor adquiere derechos propios por la acción ciudadana

 width=

El Mar Menor adquiere derechos propios por la acción ciudadana. Edición e IA prompting: Marc Almeida

En el año 2022 se ha aprobado una ley para conferir entidad jurídica al amenazado Mar Menor (Murcia). Con esta ley la naturaleza ya no será un objeto a explotar, sino un sujeto que forma parte de la vida. El movimiento ciudadano ha sido clave en este capítulo en la defensa de la albufera litoral y la amplia movilización para la recogida de firmas se ha mantenido con concentraciones, manifestaciones y todo tipo de iniciativas a pesar de las dificultades impuestas por la COVID-19. Todo se ha concretado en 640.000 firmas ciudadanas recogidas en formularios oficiales que sirvieron para presentar esta Iniciativa Legislativa Popular. Algo simbólico que podría cambiar el paradigma por el que se protegen los derechos de la naturaleza en nuestro país y en toda Europa. El Mar Menor y su cuenca tendrán personalidad jurídica propia, algo insólito en Europa. La laguna salada podrá defender sus propios derechos como ecosistema, como ocurre con las personas o las empresas. Cualquier persona puede hacer valor los derechos propios de este espacio natural ante cualquier amenaza. Con la peculiaridad, además, de que este salto en la concepción del espacio no lo ha impulsado ningún grupo político, ni tampoco una organización ecologista: todo parte de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que, contra todo pronóstico, recabó apoyos suficientes para empezar su camino en las Cortes Generales hace más de un año. Si el ecosistema pasa a ser el centro de la vida y tiene derechos, estamos abriendo la puerta a nueva relación con la conservación de la naturaleza. Una revolución pacífica que mueve los cimientos de lo que ya conocemos.

La lucha social y diplomática por el reconocimiento del ecocidio como crimen contra la humanidad

 width=

La lucha social y diplomática por el reconocimiento del ecocidio como crimen contra la humanidad. Edición e IA prompting: Marc Almeida

El Estatuto de Roma del 17 de Julio de 1998 de la Corte Penal Internacional establece 4 tipos de crímenes de guerra. Sin embargo, el análisis histórico de nuestra civilización revela que destruimos irremediablemente vidas y ecosistemas también en tiempos de paz. Por ello ha llegado la hora de cambiar las reglas con un quinto crimen contra la humanidad y aprobar el “ecocidio”. Una creciente red mundial de abogados y diplomáticos sumados a amplios sectores de la sociedad civil, están dando rápidos pasos para la creación del crimen de ecocidio. La definición jurídica aceptada desde 2021 para ecocidio es "cualquier acto ilícito o arbitrario perpetrado a sabiendas de que existen grandes probabilidades de que cause daños graves, extensos o duraderos al medio ambiente". Desde la década de 1970 ha ido creciendo el apoyo el Estatuto de Roma como parte de un cuerpo emergente de leyes conocido como jurisprudencia de la Tierra. El ecocidio como delito contra el medio ambiente debe ser arbitrario (daños que serían excesivos en relación con la ventaja social o económica prevista), además de grave, extenso y duradero. Stop Ecocide, la principal ONG que lucha por el reconocimiento del ecocidio, lo ilustra con algunos ejemplos el daño a los océanos provocado por la sobrepesca industrial; los vertidos de petróleo; la contaminación con plásticos; la deforestación a consecuencia de la ganadería y la agricultura intensivas; los incendios intencionados; la extracción minera a gran escala; la contaminación del agua y del suelo por los vertidos químicos; las actividades relacionadas con la fractura hidráulica (fracking); la contaminación del aire por las emisiones de las grandes industrias; los desastres nucleares; los escapes radiactivos. Tenemos algunos casos concretos como el accidente de Chernóbil, que provocó la expulsión de una cantidad de material radioactivo a la atmósfera 500 veces mayor que la bomba de Hiroshima; el vertido de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon en 2010 que se extendió por más de 149.000 km2 y que contaminó hasta 1.770 km de costa; la deforestación del Amazonas; la isla de plástico en el Pacífico, conocida como el séptimo continente por su enorme extensión; la desaparición del mar de Aral, en Asia central, por sobreexplotación durante décadas del agua de los dos ríos que lo abastecían. Las consecuencias de estos desastres ambientales son enormes, tanto para la propia naturaleza como para las personas. Recordemos que el daño medioambiental es el riesgo más preocupante a largo plazo para nuestra sociedad, según el Informe de Riesgos Globales 2021 del Foro Económico Mundial.

La gente contra el cambio climático: la fuerza de la asamblea ciudadana en Francia

 width=

La gente contra el cambio climático: la fuerza de la asamblea ciudadana en Francia. Edición e IA prompting: Marc Almeida

Tras la crisis de los chalecos amarillos, el presidente francés Macron suspendió el impuesto sobre el combustible. Pero, unos meses más tarde, cambió de estrategia: el gobierno gastaría 5,4 millones de euros para crear una "convención ciudadana sobre el clima" de 150 personas elegidas al azar. El grupo asesoraría al Parlamento francés, y al propio Presidente, sobre cómo reducir la contaminación por carbono. No era la primera vez que se pedía a ciudadanos elegidos al azar que asesoraran -o incluso sustituyeran- a los políticos en las cuestiones más polémicas del momento. En las últimas décadas, se han celebrado en Asia, Europa y Norteamérica asambleas centradas en todo tipo de temas, desde el matrimonio homosexual hasta la energía nuclear. En Texas, una encuesta, una asamblea ciudadana y una conferencia 1996 y 1998 ayudaron a que este estado repleto de combustibles fósiles se decantara por la energía eólica. Según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el mundo está asistiendo a una "ola deliberativa" en la que los gobiernos abandonan los modos tradicionales de democracia en favor de formas nuevas y experimentales. Las asambleas ciudadanas pueden disolver las fronteras partidistas, devolver el poder al pueblo y, en el problema del cambio climático, romper un bloqueo político que pone en peligro a todo el planeta. Está demostrado que poner a personas con opiniones opuestas en la misma habitación puede ayudar a erradicar la polarización. Pero cambiar opiniones no es lo mismo que cambiar políticas, y ahí las asambleas ciudadanas han tenido una historia más accidentada. Las recomendaciones rara vez son aplicadas directamente por los gobiernos; en el mejor de los casos, suelen someterse a referéndum público. No hay consenso sobre lo que, en un mundo ideal, deberían intentar conseguir las asambleas, desde un papel consultivo con cierto nivel de compromiso hasta una tercera cámara de una legislatura o como sustituto de la actual forma de democracia representativa. El Consejo de los 500 en la antigua Grecia podría ser un precedente inspirador. En el caso de la asamblea climática ciudadana francesa, sus miembros vieron con frustración cómo los ministros del Gobierno desechaban o suavizaban muchas de sus recomendaciones. La prohibición de construir nuevos aeropuertos fue descartada, al igual que un plan para incorporar la lucha contra el cambio climático a la Constitución del país. A veces se pedía a los miembros de la asamblea que comparecieran ante comités gubernamentales o grupos de presión para defender sus propuestas sin previo aviso y sin preparación alguna. La Asamblea supuso mucha presión para el Gobierno y no podían ignorarla, pero sus propuestas eran radicales. Muchas de las recomendaciones del grupo como la de un límite de velocidad de 110 kms por hora en todo el país o la promoción de la comida vegetariana- fueron debatidas y discutidas por el público francés en general. Ese debate nacional es en sí mismo el principal criterio de éxito ya que puede desencadenar el cambio político.

Tejados solares en aparcamientos, un logro de la gente

 width=

Tejados solares en aparcamientos, un logro de la gente. Edición e IA prompting: Marc Almeida

Una normativa bloqueada durante años por el lobby de los supermercados fue debatida y reactivada por la asamblea ciudadana climática en Francia. Gracias a la presión surgida de las propuestas de esta Asamblea se ha adoptado una nueva legislación que exige que todos los estacionamientos nuevos y existentes con 80 o más plazas de coches deben estar cubiertos de paneles fotovoltaicos que cubran al menos la mitad de su superficie. La medida prevé hasta seis años para que los parkings se adapten a la normativa. Los estacionamientos de Francia con energía solar, producirán alrededor de 11 gigavatios de capacidad de energía renovable. La noticia llegó después de que el presidente Emmanuel Macron dijera que apunta a una «aceleración masiva» en el desarrollo de las energías renovables de Francia, con planes para multiplicar por diez la capacidad solar para 2050. Una vez que el proyecto de ley entre en vigor en julio de 2023, los aparcamientos de entre 80 y 400 plazas tendrán que instalar paneles solares en un plazo de cinco años, mientras que los que tengan más de 400 plazas tendrán solo tres años para ponerse al día. A medida que Francia se apresura a cumplir sus objetivos de cero emisiones netas y reducir su dependencia del petróleo y el gas, el país busca eludir el problema de ocupación de espacio de los paneles fotovoltaicos haciendo uso de terrenos donde ese impacto sea minimo, como estaciones de tren o terrenos no utilizados al lado de autopistas. La acción popular ha apuntado a los tejados de los aparcamientos y ha logrado una rápida respuesta jurídica.

Las instituciones deben velar por la gente: el caso de la corte suprema de Brasil y el cambio climático

 width=

Las instituciones deben velar por la gente: el caso de la corte suprema de Brasil y el cambio climático. Edición e IA prompting: Marc Almeida

En 2022, cuando Brasil estaba aun bajo el gobierno del negacionista climático Jair Bolsonaro, el Tribunal Supremo de ese país se convirtió en el primero del mundo en reconocer el Acuerdo de París como un tratado de derechos humanos, una medida con importantes implicaciones para el derecho nacional e internacional. La declaración ordenó al gobierno brasileño reactivar plenamente su fondo nacional para el clima. Los tratados sobre derecho ambiental son un tipo de tratado de derechos humanos y, por esa razón, gozan de estatus supranacional. Por lo tanto, no existe ninguna opción jurídicamente válida para omitir la lucha contra el cambio climático, decía la sentencia. La sentencia fue la culminación de una demanda presentada hace dos años contra el gobierno federal brasileño por cuatro partidos políticos. Señalaban que el fondo climático (Fundo Clima) creado en 2009 como parte del plan nacional de política climática de Brasil era inoperante en 2019; no se habían elaborado planes anuales y no se había desembolsado dinero para apoyar proyectos que mitigaran el cambio climático. El tribunal celebró una audiencia pública en septiembre de 2020, en la que participaron científicos, académicos y representantes de la sociedad civil y grupos indígenas. En la sentencia, respaldada por diez de los once magistrados que la presiden, el juez Luís Roberto Barroso señala el enorme aumento de la deforestación en la Amazonia brasileña en 2021, un problema que no ha dado señales de frenarse. Brasil es el quinto emisor mundial de carbono y la deforestación es su mayor fuente de emisiones. Por ello esta sentencia histórica tiene, además, un gran valor ambiental.

¿Te ha gustado?

[wp-review]

Copyright © 2012 – 2024 Fernando Valladares - Todos los derechos reservados
film-playusersmap-markerscreenearthvolume-highmiccross linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram