El impuesto a las emisiones también funciona

Es tan obvio que hay que poner un impuesto a las emisiones de carbono, que muchas compañías emisoras lo están pidiendo ya. Prefieren pagar y tener un escenario económico predecible, que posponer lo inevitable y enfrentarse a un colapso financiero.
Es tan obvio que hay que poner un impuesto a las emisiones de carbono, que muchas compañías emisoras lo están pidiendo ya. Prefieren pagar y tener un escenario económico predecible, que posponer lo inevitable y enfrentarse a un colapso financiero.

Los daños climáticos asociados a la minería de carbón en EE.UU. son seis veces mayores que el precio de mercado de ese carbón. Este ejemplo ilustra la necesidad de imponer externalidades en actividades intensivas en carbono. La fijación de precios exógenos de las emisiones a través de un impuesto sobre el carbono funciona para reducir emisiones como mostraron Goulder y Schein (2013 NBER Working Paper No. 19338). Además de ayudar a prevenir la volatilidad de los precios y reducir los errores políticos ante la incertidumbre, la fijación de precios exógena mediante impuestos ayuda a evitar interacciones problemáticas con otras políticas climáticas y contribuye a evitar grandes transferencias de riqueza a los países exportadores de petróleo.

Ampliar información
Fernando Valladares
valladares.info
Doctor en biología, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y profesor asociado en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Director del proyecto "La Salud de la Humanidad"

Infografías relacionadas

Copyright © 2012 – 2024 Fernando Valladares - Todos los derechos reservados
film-playusersmap-markerscreenearthvolume-highmicclockmagnifiercrosschevron-left-circlechevron-right-circle linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram