Play Video

5 MINUTOS CON... Ventajas y desafíos del vidrio

El vidrio es un material fundamental para sectores clave como la energía, la biomedicina, la agricultura, la información y la comunicación...
29 de junio de 2023
Lectura: 4 minutos
Play Video

El vidrio es uno de los materiales más importantes para la civilización humana actual. El vidrio es un material fundamental para sectores clave como la energía, la biomedicina, la agricultura, la información y la comunicación, la electrónica, el sector aeroespacial, la óptica y la optoelectrónica. Todo esto se suma a sus funciones tradicionales en la arquitectura, la automoción, el menaje y el embalaje. El vidrio es fácil de limpiar, esterilizar y reutilizar, y es de los pocos materiales que, en contacto con los alimentos, se considera muy seguro.

En el momento actual de urgente transición energética, el vidrio es protagonista una vez más como elemento esencial de los paneles solares fotovoltaicos y en la fibra de vidrio de los aerogeneradores y molinas de viento modernos. Y es protagonista en la también urgente transición digital ya que el vidrio favorece las comunicaciones mediante la indispensable fibra óptica.

En un mundo limitado por recursos y amenazado por el crecimiento económico acelerado, el vidrio reúne tres grandes ventajas: 1) se fabrica a partir de materiales muy abundantes como la arena de sílice, la sosa y la caliza, 2) se puede reciclar un número ilimitado de veces, y 3) puede reutilizarse muchas veces, algo excepcional en el ámbito de los alimentos y bebidas, impensable para el plástico, el material rival por excelencia.

El reciclaje de vidrio se utiliza actualmente como modelo de economía circular ya que puede ser reconvertido en nuevo material un número prácticamente infinito de veces. No obstante, los países difieren mucho en el porcentaje del vidrio que se recicla, con España reciclando un73%, Estados Unidos un 33% y México menos de un 12%. Hay países como Bélgica o Suiza donde el reciclado del vidrio es superior al 90% mostrando las grandes posibilidades del reciclado de este material. El reciclaje del vidrio en España, que supone un promedio de 17 kilos de vidrio por habitante al año, ha evitado la emisión de siete millones de toneladas de CO2, lo que equivaldría a retirar de circulación casi 2 millones de coches. Reciclar solo 10 botellas de vidrio ahorra las emisiones equivalentes de recorrer 15 kilómetros en coche.

No todo son ventajas con el vidrio. El vidrio es más pesado que el plástico y se rompe más fácilmente durante el transporte. Esto implica más emisiones en el transporte que el plástico. Implica también que su reciclado tenga que minimizar distancias entre usuarios, puntos de recogida y centros de reciclaje. Algo muy difícil en países grandes como Estados Unidos, Argentina o Rusia, países que por este motivo reciclan poco y mal.

El hecho de que los envases de bebidas y alimentos hayan ido haciéndose cada vez mas de plástico y menos de vidrio ha sido una mala idea desde el punto de vista ambiental. La reutilización de los envases de vidrio, que se devolvían a la fábrica para ser rellenados y vueltos a comercializar, se ha sustituido por una opción más sencilla y rentable para el fabricante: los envases plásticos de un solo uso. Con este cambio, la responsabilidad de no contaminar con los envases se pasa del fabricante, encargado en su día de la recepción, almacenaje y manipulación de los envases de vidrio, al consumidor, que debe buscar ahora la manera de que ese envase tenga una segunda vida o de que llegue a una planta de reciclaje. El volumen de envases ha crecido exponencialmente con este cambio y el resultado salta a la vista: millones de botellas de plástico que están en cualquier sitio menos donde deberían estar.

Otra limitación del vidrio se deriva de la energía necesaria para producirlo. El vidrio requiere para su elaboración de temperaturas muy altas, de unos 1500 °C. Para vencer este problema de consumo energético se ha hecho un grandísimo esfuerzo tecnológico que ha permitido reducir el consumo en más de un 50% en los últimos 30 años. De hecho, ya se está muy cerca del límite físico o termodinámico de producción. Aun así, la producción es energéticamente costosa. Ahora se trabaja para sustituir el combustible por energía sostenible, directamente hidrógeno o biogás, o bien electricidad procedente de renovables. Existe un gran proyecto de colaboración (F4F, horno para el futuro en inglés), el mayor de la historia, financiado por la UE y 19 grandes empresas, que debería aportar un primer prototipo de horno de nueva generación a principios de 2023.

Procesos industriales realizados a una escala descomunal como la producción de vidrio conllevan una gran huella ambiental. Una huella ambiental, sobre todo climática, que no puede crecer sino hacerse cada día más pequeña. Reducir y reutilizar, más que reciclar, son objetivos ineludibles para este material versátil y ubicuo.Resulta evidente que la humanidad no sería lo que es sino fuera por el vidrio. Y su futuro sería bien distinto. Por tanto, tenemos que lograr estar a la altura de todo lo que el vidrio permite, pero también de todo lo que el vidrio compromete.

Fernando Valladares
valladares.info
Doctor en biología, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y profesor asociado en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Director del proyecto "La Salud de la Humanidad"

La recivilización

"Desafíos, zancadillas y motivaciones para arreglar el mundo"
El primer libro de uno de los ecólogos con mayor prestigio y visión de futuro:
Fernando Valladares

No te pierdas nada

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2012 – 2024 Fernando Valladares - Todos los derechos reservados
film-playusersmap-markerscreenearthvolume-highmicclockmagnifiercrosschevron-left-circlechevron-right-circle linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram